exactamente lo mismo

Inicio Foros exactamente lo mismo

#28514
plantillamaster
Superadministrador

hola! Aunque veo que este post ya tiene tiempo voy a contestarte igual, por si hay alguien por ahí que esté buscando algo de apoyo y cordura por estos lugares.
Como decía, a mi me pasa lo mismo. De primeras duermo muy mal, porque la ansiedad me produce mucho insomnio que soy incapaz de tratar con nada, ni ansiolíticos, homeopatía, deporte… Me suelo ir muy agotada y por lo general, tranquila, para la cama, pero una vez dentro y aunque mi cuerpo esté realmente cansado, mi cabeza está «alerta» y no quiere dormirse, duermo 2 o 3 horas seguidas como mucho. Excepto en momentos de plena crisis (me dan pocos ataques fuertes, puesto que más bien tengo Ansiedad Generalizada, pero cuando me dan las consecuencias duran semanas), me suelo ir tranquila y cansada a dormir, como os decía, pero supongo que también te metes en la cama con esa idea en la cabeza de «a ver si hoy duermo…», y eso resulta contraproducente, pero yo misma sé que es muy difícil de evitar.
Duerma algo o no, suelo estar tranquila (o al menos sin síntomas físicos de ansiedad) hasta llegadas las 6 o 7 de la mañana aproximadamente. Hay que tener en cuenta que yo trabajo hasta tarde y suelo llegar a casa casi a las 12 de la noche, entre una cosa y otra no me acuesto pronto, una hora razonable para levantarme serían al menos las 10 de la mañana… Pues como os decía, a partir de esas horas en cuando ya debo ver que la mañana y con ella el resto del día se acercan, y empiezo a tener una ansiedad terrible. Empiezo a dar vueltas y a agobiarme, empiezan a dolerme mucho los brazos, a temblar y a tener ganas de ir al baño. Yo intento seguir durmiendo para ver si puedo descansar un poco más, pero es imposible, al final esas 3 o 4 horas en la cama en ese estado me hacen estar más «machacada» y levantarme muy muy angustiada.
Levantarme se me hace todo un esfuerzo enorme, pienso que estoy agotada y para qué (aunque haya mil cosas que hacer) y apuro al máximo tirada en la cama hasta que no queda más remedio que empezar a funcionar… Cuando me levanto, estoy mareada y tengo en cerebro como «dormido», tengo angustia acumulada que lo único que me apetece es llorar, pero de primeras no puedo, suele ser al mediodía cuando estoy comiendo cuando me da la llorera. Y no tiene nada que ver con el comer, sino con el que nada más hacerlo ya debo marcharme a trabajar, y siempre te parece una eternidad lo que te espera por delante y piensas «además, en las condiciones en las que estoy».
Pero al igual que a ti, es como a partir de las 5 de la tarde cuando parece que todo empieza a funcionar con cierta normalidad, y sí es verdad, que a veces en el atardecer u ocaso, también noto cierta ansiedad, pero menor, más bien es agobio. Si coincide que no estoy trabajando suele ser el momento en el que aprovecho para salir a correr o caminar y desgartar esa ansiedad e irme mejor para la cama (aunque no me sirva de mucho para dormir, cuando llego a casa, al rato de descansar un poco, me siento agusto). Y nada, después de cenar y eso suele ser mi mejor momento, me relajo, veo una peli, lo que sea, hasta que vuelve a llegar el momento de irse a dormir.

Yo hago terapia, y más o menos sé por qué me ocurren estas cosas, pero dentro de la diferencia de cada individuo (la ansiedad es muy versátil), existen unos patrones comunes a veces, como este. El de la ansiedad matutina significa lo que seguramente ya habréis leído en muchos sitios, simplemente es el miedo a enfrentarse al día que tenemos por delante. Y eso no significa necesariamente que tengamos que hacer muchas tareas o que vayamos a tener un dia muy estresante, a veces simplemente refleja el miedo a salir al mundo a vivir nuestra vida… Es más sencillo quedarse en casa bajo las sábanas. Y con «vivir nuestra vida» también es importante matizar, «vivir nuestra vida como nosotros realmente queremos», pero eso suele ser en realidad lo que más nos aterra.

Para aquellos que estén en plena crisis, que sean nuevos en este dichoso tema de la ansiedad, que aún no entiendan o se fien de que lo que les pasa está en su mente y no en su cuerpo (todos hemos pasado por esa fase), y más aún, para los que se toman la ansiedad como algo crónico que les ha tocado vivir y con lo que no hay nada que hacer, os recomiendo la obra de la excepcional psicologa Alice Miller «El cuerpo nunca miente». Os ayudará a empezar a vislumbrar o a enterder qué es lo que puede haber detrás de las somatizaciones, está genial.

Como consejo personal para pasar las primeras horas de ansiedad matutina, si os lo podéis permitir, haced esto, leer y escribir. A mi me ayuda a quitarle atención a la angustia y a empezar a activar un poco la cabeza, que tanto me cuesta. Podéis leer y escribir en foros como este, o leer una novela, o como yo, libros de psicología y/o autoayuda que al menos me sirven para conocer más mi problema y para ver el día que tengo por delante con otros ojos, te animan. A parte de escribir aquí, también lo hago cada día en una especie de cuaderno o diario, que yo llamo «El cuaderno de los miedos», más que nada porque tiendo a escribir cuando no me siento bien, así que imaginaros la cantidad de miedos y paranoias están ahí plasmadas… Eso no importa, nadie lo va a leer, y verlo todo plasmado en palabras, no se por qué, parace acercarme más a la realidad y me aleja de los miedos irracionales… Luego a veces, cuando te da por leer parte de ello en estado «normal», es cuando empiezas a diferenciar entre tu realidad y tu propia ficción, lo flipas.

Bueno espero haberos ayudado algo con mi experiencia, y os deseo mucho ánimo a tod@s.